Museo Violeta Parra recibió febrero con cuecas y música en vivo

El sábado 2 el museo le dio la bienvenida a febrero con su tradicional Ciclo de Cuecas y la presentación de “Voy y Vuelvo”. El domingo 3 se presentó la actriz y cantante Alexandra Marcos. Ambas actividades fueron gratuitas.

Un refrescante fin de semana musical se vivió en el Museo Violeta Parra el 2 y 3 de febrero. El recinto, ubicado a pasos del metro Baquedano, recibió el mes con su tradicional fiesta ciudadana que cada primer sábado del mes pone a bailar cueca a cientos de entusiastas visitantes.

Los nuevos invitados al Ciclo de Cuecas fueron la banda Voy y Vuelvo, quienes se presentaron el sábado 2 de febrero a las 16:00 horas. La agrupación, formada hace más de 7 años en los barrios de Matta, está integrada por seis músicos que han volcado su talento en crear y recrear los mejores sonidos de nuestra chilenidad.

Su primera producción, “Cueca Prendía”, está compuesta por 20 canciones, 19 de ellas creaciones de la banda y una proveniente de la cueca tradicional. Actualmente se encuentran trabajando en la maqueta de su segundo disco.

“Nos estamos preparando para este show especial, donde mostraremos temas de nuestra autoría y varios nuevos. Llenaremos el lugar de buenas cuecas, con letras que hablan de amor, de historia y temas contingentes, haremos bailar a todos los asistentes, o por lo menos que muevan la patita”, adelantaron.

Talento internacional

La música en el Museo Violeta Parra siguió el domingo 3 de febrero en la Sala Antar con la presentación de Alexandra Marcos. La artista, nacida en suiza, de madre y padre chilenos, es compositora, cantante y actriz.

En esta oportunidad presentó canciones de su proyecto de dream-pop francés “Eugène”, en el que participa desde 2014 junto a Samy Dib. La compositora también mostró un adelanto de su primer EP, que editado en marzo de 2019. Su primer sencillo “Mens-moi encore” (Otra mentira más) suena en las tres radios principales de Suiza.

Sobre su presentación en la Casa de Violeta, la artista explicó que “es extraño, excitante e impresionante poder tocar en el museo Violeta Parra, porque no solo soy una gran admiradora de ella y de toda la familia, además el proyecto Eugène no habría jamás existido sin el impulso de Isabel Parra. Este recital es una manera de mostrarle, unos años después, los frutos que ella sembró”.