Museo Violeta Parra firmó convenio de colaboración con el Festival Internacional Cine Lebu

En el marco del Mes de la Mujer, la institución suscribió un convenio de colaboración con el Festival Internacional Cine Lebu.

El jueves 15 de marzo a las 16:00 horas, Cecilia García-Huidobro, Directora del Museo Violeta Parra y Claudia Pino, Directora del FICIL Lebu, sellaron un acuerdo que permitirá -entre otras cosas- exhibir películas del certamen en las Salas Antar y Run Run. Luego del acto se presentaron en exclusiva los resultados del proyecto de cortometrajes realizados por mujeres e  Isla Mocha, Arica y Lebu.

Desde 2018, el FICIL Lebu es el primer festival en Chile que será calificador de cortometrajes para los Premios Oscar. De esa categoría existen sólo cinco en Latinoamérica: Guadalajara, Guanajuato, Cartagena, Gran Prix (Brasil) y Morelia.


Mujeres CINELEBU

Es un programa de Escuela CINELEBU del Festival Internacional de Cine de Lebu, que tiene como objetivo entregar herramientas de expresión y un nuevo lenguaje de comunicación, fomentando el autodesarrollo y la autonomía personal en las mujeres.

 

Con el apoyo del Programa de Intermediación Cultural del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, se realizaron talleres en Lebu, donde participaron principalmente mujeres encarnadoras, dueñas de casa; en Isla Mocha, donde asistieron mujeres dueñas de casa y profesoras y en Arica donde emprendedoras desarrollaron una película. El resultado de esta experiencia son los cortometrajes: “Manos de sal”, realizado por mujeres de Lebu; “Salir de casa”, de Isla Mocha y “La chispa interior”, desarrollado en Arica.

 

Manos de sal
Isabel es encarnadora y día a día lucha por sacar adelante a su hijo (Diego) que logró mandar a estudiar una carrera universitaria a Concepción, sin embargo, en esta lucha, vemos como su autoestima y vida se ven atormentadas por su esposo y el maltrato físico y verbal.


La chispa interior
Sara, luego de ser abandonada por su esposo que trabaja en una minera, sufre un vuelco en su vida, que la hace encontrar la felicidad.

Salir de casa
A los 13 años es muy pronto para abandonar su casa, los niños de Isla Mocha están obligados a hacerlo.