Isabel y Ángel Parra celebran la llegada de obras al museo de Violeta

31 Agosto, 2015

“Estos toritos de alambre no son para ustedes. Ustedes sólo son los guardianes, no los dueños. Todo lo que hago es para el pueblo de Chile. Que les quede bien clarito”, eso decía Violeta Parra a sus hijos, recuerda  su hijo Ángel. Hoy esas palabras cobran más sentido que nunca cuando estamos ad portas de la inauguración del museo que lleva su nombre y que hará honor a su obra y legado artístico, social y cultural, con la exhibición de 48 obras visuales, además de algunos objetos personales: su arpa, guitarrón y máquina de coser.

 

“Así era mi madre, precisa en sus instrucciones para con el futuro de su obra. Menuda tarea que nos dejó”, comenta desde Francia el también cantautor, quien dice sentir una “emoción gigante” al ver que este “formidable museo” se abre el público.

 

Reconoce que su emoción es tan grande “como “cuando nuestra madre nos mostraba sus últimas canciones en Santiago, París, Ginebra o Concepción”. Y recuerda que en 1958, en la ciudad penquista, Violeta creó el primer Museo de Arte Popular en la Escuela de Bellas Artes. “Tal vez fue ahí que plantó su semilla que hoy florece en Santiago”, reflexiona.

 

La misma emoción embarga a Isabel, hermana de Ángel, al comentar su emoción al ver ingresar las obras al que será el museo Violeta Parra: “Ver que se concretan los sueños y que se le hace justicia a la Violeta, para nosotros como hijos, es una felicidad enorme”.

 

“Esperamos con ansias el 4de octubre para hacer la celebración y todas las celebraciones que van a venir y que se merece nuestra amada Violeta”, dice Isabel, quien asegura que su madre ahora “va a estar en su lugar”.

 

“Lo que viene ahora, y es lo que yo deseo, y lo deseo sobre todo por ella, son asuntos positivos. Va a haber aquí una atmósfera ideal para que la gente conozca a la Violeta Parra en su totalidad y de ahí saquen sus conclusiones: quién es la Violeta, qué es lo que la Violeta te va a entregar a ti cuando veas su exposición, cuando veas las fotografías, cuando conozcas la poesía en profundidad… O sea, hay que meterse en el fondo del alma de la Violeta”.

 

Ángel coincide: “Debe ser un espacio de libertad y de creación, para que jóvenes y viejos, hombres y mujeres sencillos del pueblo, sientan al entrar que está en la casa de Violeta Parra, que ella les abre las puertas para mostrarles lo último que ha hecho”.

“Es ella quien ofrecerá el pan amasado recién salido del horno. Será ella quien les dirá al oído: ‘tú también puedes hacer como yo, mujer, madre chilena, campesina, chillaneja. Tú puedes escribir, pintar y cantar. Tú puedes, paso a paso, liberarte gracias a tus manos creadoras. Tú puedes y debes defenderte de la sociedad que te oprime. El arte es un camino y hay otros…’”, finaliza.

Revisa las fotografías del proceso de traslado de las obras desde el Centro Cultural Palacio de La Moneda en nuestro Facebook

 

IMG_9853 IMG_9867